La visión de Córdoba

12 08 2009

http://salondelmal.files.wordpress.com/2008/01/marvel.jpg
A través de La Cárcel de Papel accedemos al muy interesante artículo El mercado del cómic en España de José Luís Córdoba, Director de Publicaciones de Panini Comics España, con opiniones más que fundamentadas.

En primer lugar, Córdoba señala la importancia de una peculiaridad del mercado del cómic: las tiendas especializadas, que en el caso de Panini suponen un 53% de su facturación. Contrapone este canal al de la librería generalista, en que destaca su escasa integración ya que en lugar de incorporarse a secciones ya existentes (narrativa, enciclopedias, viajes) en ellas se crea una sección ghetto de cómics.

En este primer punto Córdoba restringe el análisis de los canales de distribución de cómics a la contraposición entre librería especializada y generalista invirtiendo, de manera un poco forzada,  la tradicional acusación de gettho de la primera a la segunda. El canal quiosco lo menciona posteriormente sólo en relación a las tiradas. Córdoba reconoce la importancia de otros canales como las grandes superficies para otros modelos (como Mortadelo) pero no menciona la importancia de los cadenas de librerías para muchas editoriales cuyo modelo no se basa en la grapa. Echamos en falta una mención a las bibliotecas, desconocemos si Panini distribuye los álbumes de Tintín en formato europeo para este canal.

Nadie puede discutir la importancia y el excelente trabajo de las librerías especializadas y entendemos que Córdoba considera que globalmente la librerías generalistas no son tan relevantes en términos de facturación pero debe admitirse el papel creciente en los últimos años de las cadenas de librerías y su importancia para abrir nuevos nichos de mercado.

Por otra parte, Córdoba aborda en su artículo dos de los temas que más enervan a los aficionados: la sobreproducción y los precios. En relación a la sobreproducción, Córdoba argumenta la regularidad de las cabeceras de su editorial, mientras critica la avalancha de novedades del Salón de Barcelona, y la sujeción en su caso a criterios estrictos de rentabilidad cuya margen de error cifra en menos de un 5%. En relación a los precios, Córdoba discute la opinión común del aficionado respecto de la carestía de los cómics. Con datos demuestra que la producción de un cómic es más cara que la de un libro y su precio, sin embargo, es bastante parejo.

Aquí debería diferenciarse entre el precio desde el punto de vista del editor y el del comprador.  Al comprador poco le importan los costes de producción, lo que cuenta es el PVP que compara con el valor de otros productos. No obstante, esta no es una queja del público general sino de los aficionados (el público de la tienda especializada) cuyo frecuencia de consumo es mayor. De ahí la pataleta de un sector importante de lectores, especialmente para Panini. El mismo argumento podría darse en relación a la sobreproducción, política que no se suele atribuir a Panini: ante el cúmulo creciente de oferta de múltiples editoriales el aficionado ve frustrada su compulsión omnívora, no se puede tener todo, hay que escoger, como todo en la vida.

La comparación de los precios de los cómics con los de los “libros” tiene mucho que ver con otro elemento: las tiradas. Córdoba diferencia la grapa y los coleccionables (cuyas tiradas son claramente superiores a las de los libros por ir a quiosco, aunque también están sujetas a mayor devolución) del resto de formatos, sobre los que apunta que pueden ajustarse mejor los números gracias a la existencia del canal específico especializado. En el caso de Panini cifra la tirada media de este segundo grupo en 5.300 ejemplares para el año 2008. Muy relacionado con las tiradas está el gran volumen de stocks de las editoriales sobre el que hace una lectura positiva: las librerías especializadas mantienen vivo el fondo que supone más de la mitad de las ventas de las editoriales de cómic en España.

En relación a las tiradas sólo podemos acudir, como ya hicimos en otros dos entradas anteriores, al Informe Comercio interior del libro en España 2007 que edita la Federación de Gremios de Editores de España. Según éste, la tirada media de un tebeo de una editorial muy grande (esto es que factura más de 60 mil millones de euros anuales) es de 40.938 ejemplares, la más alta de entre los sectores del libro del mercado español. En el caso de las editoriales muy grandes, éstas declaran haber vendido el año del informe 3.723.000 ejemplares. Si a los ejemplares tirados restamos esta cantidad obtenemos los ejemplares NO vendidos: 12.477.000, más de tres de cada cuatro del total (esto sin tener en cuenta que también se venden ejemplares del fondo editorial).

Lo que nos lleva al tema del stock. Para valorar adecuadamente este punto sería necesario pormenorizar cómo se distribuyen las ventas por colecciones en relación a ese stock, si son homogéneas o hay desviaciones importantes entre títulos. En cualquier caso, una peculiaridad a tener en cuenta es la serialidad, que fomenta esta necesidad de stocks y a la que no se adhieren los productos del segundo grupo. No es ningún secreto que hay varias editoriales de cómic en España con problemas de exceso en sus stocks. El mismo Córdoba declara en relación a la situación actual: en nuestro caso las ventas de novedades, un 80% de nuestra facturación total, se mantienen a los niveles de los dos años anteriores, aunque en la reposición de números atrasados si que percibimos una caída del 10%.

En el punto quizás más polémico, José Luís Córdoba es muy escéptico en relación al manga al que considera una moda: de la mayoría de los mangas se tiran 3.000 ejemplares y a duras penas se superan los 1.000 de venta. Tras defender la importancia de Salvador Larroca, echa un capote a Antonio Pérez:


No puedo juzgar, ni me interesan, los rumores que en forma de carta anónima corrieron por la red. Él hizo su trabajo y defendió sus intereses y los de su empresa, incluso cuando vetaba la entrada de SD en Ficomic. Sí, Joan, otros editores también pensamos que nuestro distribuidor debe estar en el pleno como representante del sector, pero de ahí a convertir el tema en una cruzada va mucho trecho.

La última vez que los editores se adhirieron a la opinión de que el manga era una moda (una moda que dura bastante) fue tras la resaca de Dragon Ball, las editoriales disminuyeron la importancia del cómic japonés en su catálogo y Glénat hizo acopio de títulos hasta que dio con Naruto, un fenómeno que nada tuvo que ver con la televisión. Que Shueisha y Shogakukan se implanten directamente en Europa parece bastante significativo. El manga sufre más la crisis porque sufrió más la bonanza pero está aquí para quedarse, por mucho que en Alemania venda más el pato Donald. En relación a SD, debería reconocerse que no es el distribuidor de Glénat sino el de la mayoría de editoriales que acuden a la tienda especializada.

En resumen, Córdoba ofrece una buena foto fija desde un ángulo de visión privilegiado pero, por muy importante que esta sea, no debería confundirse con la dinámica del mercado del cómic en España de los últimos años.  Del cómic español hablaremos otro día. Debe, no obstante, agradecerse el ejercicio de honestidad y la voluntad aperturista de José Luís Córdoba que ofrece la oportunidad de asomarse a la realidad de la industria del cómic en España. Ésta nos guste o no, pasa por la Marvel que sigue y seguirá siendo la columna principal del negocio del noveno arte en nuestro país. Por cierto, Feliz 70 cumpleaños MARVEL.

REACCIONES: A parte de los comentarios en La Cárcel de papel, vale la pena seguirlos también en Zona Negativa y, en relación al manga, Ramen Para Dos. Caso aparte es la cañustica reacción de ADLO (imprescindible) de la que destacamos unos párrafos:

Como se puede ver en est… en… ahm… SOY OB-JE-TI-VO, ¡CREEDME! No es como si mis mangas no funcionaran y el 90% de mi producción, ¡o más! fueran superhéroes.

(…)

Claro, por eso la distribución por quioscos de Panini va por el departamento de dstribución de prensa de Planeta. Ese departamento al que se ha quitado Spider-Man. Ese departamento que tenía broncas con Panini proque SD entregaba antes los cómics que ellos, que tenían la potestad por contrato de entregar TRES días antes y que desembocó en las famosas EDICIONES ESPECIALES para librería. Si es que Planeta lo tenía ASUMIDO pero, oyes, una mala resignación la tiene cuaqluiera.

(…)

Claro, Señor Navarro Joan, no es como para ponerse así porque se lo están haciendo a UN ALIADO no a NOSOTROS. Si fuera a NOSOTROS sería otro tema. Por eso PANINI no paró hasta lograr entrar en un “Evento Local” precisamente en el puesto de Glènat. Pero no hizo nada para que entrara SD porque sólo son ALIADOS. No es como si lo LÓGICO fuera DEFENDER A LOS ALIADOS UNA VEZ CUMPLIDOS LOS OBJETIVOS. Eso es para… yo que sé… Idealistas, Revolucionarios, Gente que se toma las cosas que les suceden a los demás A PECHO. Hombre, por favor, un poco de egoismo.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: