Glénat salda manga

10 06 2009

Tras la subida de precios de su línea de manga en catalán, Glénat saldará cuatro colecciones de manga: Subaru, Bronze, Yami no Matsuei y Say Hello to Black Jack. Todo apunta a que tal como fue la principal beneficiaria del boom ahora Glénat será una de las principales sufridoras de la crisis.

Via: Web de Glénat





Joan Navarro: las ventas se han reducido un 25%

2 04 2009

http://maremare1225.files.wordpress.com/2008/03/obama-speaking.jpg

Este primer trimestre de 2009 ha sido la catástrofe para todos. Las ventas han caído en picado. Las librerías más importantes han batido records negativos de ventas. Y los cierres, EREs y despidos nos rodean. Una estimación optimista sería de un descenso de ventas en torno al 25%. (…) ¿qué pasará a partir de junio, cuando las devouciones nos inunden el almacén y se vuelva a reducir el rítmo de novedades? Hay que coger el toro por los cuernos y entre todos no tirar por la borda lo que habíamos logrado en los últimos años. Todos tenemos que estar por la labor. Y ojalá sepamos hacerlo.

Vía: Viñetas





La cuarta crisis del mercado directo Norteamericano (ACTUALIZADA x 2)

22 01 2009

350px-crisis_on_infinite_earths_71

Los efectos de la crisis económica empiezan a afectar de manera significativa al sector del libro en Estados Unidos: despidos en las grandes editoriales, las cadenas de librerías más importantes al borde de la quiebra… Y ahora le toca el turno a nuestro mundillo del cómic: Heidi MacDonald pormenorizaba hace poco el descalabro de ventas en los cómic-books de DC y el pasado lunes Diamond, la distribuidora en monopolio para las librerías especializadas de Norteamérica, anunció un cambio de política de efectos devastadores. Zona negativa lo explica de manera ejemplar:

¿Qué ha pasado y por qué es tan importante para el mercado americano? Pues bien… hasta ahora y desde 2005, Diamond tenía como cláusula para distribuir los tebeos que estos tuviesen un pedido mínimo de 600 $ por cómic (o threshold), equivalente a 1.500 $ –unos 1.157 € al cambio– de venta en tiendas correspondientes a ese número. O en otras palabras, si querías vender el cómic, las tiendas especializadas debían pedir X ejemplares (para un cómic de 3 $, 500 ejemplares). Estas cantidades aumentaban si el cómic pretendía ser indexado en el Previews, siendo el pedido necesario para ello (o benchmark) de 1500 $, equivalente a 3.750 $ de ventas (unos 2.892 €). PERO ahora, con el cambio de año y la crisis asomando a la puerta, Diamond ha decidido revisar esas condiciones y establecer el pedido mínimo en 1.500 $ por cómic (3.750 $ de venta en tiendas) y la cantidad necesaria para la indexación en 2.500 $ por cómic (6.250 $ de venta en tiendas, unos 4.820 €). O en otras palabras, donde antes se necesitaban 500 ejemplares en un cómic de 3 $, ahora se necesitan 1.250 sólo para entrar en distribución.

Las consecuencias de esta decisión han sido definidas por algún columnista apocalíptico y obamita como el fin está cerca sino adoptamos un cambio Por ejemplo, no se hubiese podido distribuir el primer cómic-book de 30 días de noche (si, el de la película). Philip Clark ofrece el análisis más penetrante que hemos leído:

1-Las 4 grandes editoriales (Marvel, DC, Dark Horse e Image) tomarán el control absoluto del mercado de comic-book en las tiendas especializadas junto con alguna otra aspirante (IDW, Devil Due…) abocando este formato a productos con vocación de rentabilidad, es decir, superhéroes.

2-Esto significa la muerte del cómic-book para las editoriales independientes que tendrán que cambiar a otro modelo: la novela gráfica, es decir, una historia auto-conclusiva en formato libro, si quieren seguir siendo distribuidos a las tiendas especializadas.

3- En consecuencia, el futuro es la venta y distribución online. La única posibilidad de publicar Historieta serializada para un autor indie será a través de internet para después publicarse en novela gráfica y ser, con suerte, distribuido a las tiendas especializadas (las recientes recopilaciones de Achewood en Dark Horse o la publicación de Ojingogo en Drawn and Quaterly serían en este sentido precursoras)

Ante el pánico colectivo en el país de las barras y estrellas simplemente nos gustaría puntualizar que, a diferencia de la anterior crisis de Marvel-Heroes de los años 90 que condujo al monopolio actual, el cómic ya no es hoy en día tan dependiente de la tienda especializada como entonces y, por lamentable que sea, no triunfará en este momento una lucha por romper el dominio absoluto de Diamond. Eso sí: con la pérdida de los pequeños editores más arriesgados, el mercado directo a tiendas perderá no sólo en tamaño sino, sobretodo, en legitimidad. La partida de ahora en adelante se jugará en lel formato novela gráfica y en las cadenas de librerías, esas que decíamos que están al borde de la quiebra. Mejor le vamos poniendo una vela a San Random.

ACTUALIZACIÓN: En una entrevista en Newsarama, un responsable de Diamond confirma el carácter drástico de la medida: se ejecutará de inmediato (ya en el próximo Previews) y sin excepciones ni subterfugios (no habrá periodos de gracia para editoriales emergentes y se aplicará título a título, nunca a colecciones). Por otra parte nos preguntamos si el mercado de las cadenas de librerías norteamericanas tenderá a un sistema como el de las tiendas especializadas. Improbable pero, según Reuters, Borders llega a un acuerdo con HarperCollins para distribuir sus libros sin devoluciones.

ACTUALIZACIÓN 2: Ya conocemos, al menos, uno de los motivos de la crisis: la deuda personal de Steve Geppi, dueño de Diamond