¿Está el mercado directo en peligro?

8 09 2009

350px-crisis_on_infinite_earths_71

Hasta ahora el mercado directo norteamericano de las tiendas especializadas no ha sufrido la crisis económica, al menos en la medida en que la han sufrido las grandes cadenas de librerías del país como Borders. Pero las señales de alerta se multiplican. Tras la subida del límite mínimo de pedido por título cuyo origen probable eran los problemas económicos de Steve Geppi, propietario del monopolio de distribución Diamond, y el riesgo de que ésta pierda la distribuición a librerías generalistas de los productos de Marvel en octubre de 2010 tras su compra por Disney, se añade ahora la posibilidad de que los tenderos se estén buscando la vida fuera de Diamond como señala hoy en una columna Chris Butcher. Tom Spurgeon apunta que no sería nada extraño que alguien comprase Diamond en los próximos meses. Continuará…

Via: The Beat






La tarta USA en enero de 2009 (Direct Market)

17 02 2009

pie

 

Con ustedes la tarta de enero de ventas por unidades de la distribuidora Diamond, es decir del circuito de tiendas especializadas de Norteamérica. Obviamente esta excluye a las cadenas de librerías y, por tanto, no corresponde a la venta de cómics en Estados Unidos. Tras la reciente crisis del mercado directo, habrá que ver como queda la tarta a partir de febrero. No obstante, a tenor de los datos que extraemos de Newsarama, los pequeños doblan en dólares la venta de sus títulos en relación a los grandes que ganan menos por unidad vendida, es decir, en global son aparentemente más rentables por título. Puestos a quitar basura, Diamond podría empezar por arriba pero, claro, a ver quién se lo dice a Marvel o DC. 





La cuarta crisis del mercado directo Norteamericano (ACTUALIZADA x 2)

22 01 2009

350px-crisis_on_infinite_earths_71

Los efectos de la crisis económica empiezan a afectar de manera significativa al sector del libro en Estados Unidos: despidos en las grandes editoriales, las cadenas de librerías más importantes al borde de la quiebra… Y ahora le toca el turno a nuestro mundillo del cómic: Heidi MacDonald pormenorizaba hace poco el descalabro de ventas en los cómic-books de DC y el pasado lunes Diamond, la distribuidora en monopolio para las librerías especializadas de Norteamérica, anunció un cambio de política de efectos devastadores. Zona negativa lo explica de manera ejemplar:

¿Qué ha pasado y por qué es tan importante para el mercado americano? Pues bien… hasta ahora y desde 2005, Diamond tenía como cláusula para distribuir los tebeos que estos tuviesen un pedido mínimo de 600 $ por cómic (o threshold), equivalente a 1.500 $ –unos 1.157 € al cambio– de venta en tiendas correspondientes a ese número. O en otras palabras, si querías vender el cómic, las tiendas especializadas debían pedir X ejemplares (para un cómic de 3 $, 500 ejemplares). Estas cantidades aumentaban si el cómic pretendía ser indexado en el Previews, siendo el pedido necesario para ello (o benchmark) de 1500 $, equivalente a 3.750 $ de ventas (unos 2.892 €). PERO ahora, con el cambio de año y la crisis asomando a la puerta, Diamond ha decidido revisar esas condiciones y establecer el pedido mínimo en 1.500 $ por cómic (3.750 $ de venta en tiendas) y la cantidad necesaria para la indexación en 2.500 $ por cómic (6.250 $ de venta en tiendas, unos 4.820 €). O en otras palabras, donde antes se necesitaban 500 ejemplares en un cómic de 3 $, ahora se necesitan 1.250 sólo para entrar en distribución.

Las consecuencias de esta decisión han sido definidas por algún columnista apocalíptico y obamita como el fin está cerca sino adoptamos un cambio Por ejemplo, no se hubiese podido distribuir el primer cómic-book de 30 días de noche (si, el de la película). Philip Clark ofrece el análisis más penetrante que hemos leído:

1-Las 4 grandes editoriales (Marvel, DC, Dark Horse e Image) tomarán el control absoluto del mercado de comic-book en las tiendas especializadas junto con alguna otra aspirante (IDW, Devil Due…) abocando este formato a productos con vocación de rentabilidad, es decir, superhéroes.

2-Esto significa la muerte del cómic-book para las editoriales independientes que tendrán que cambiar a otro modelo: la novela gráfica, es decir, una historia auto-conclusiva en formato libro, si quieren seguir siendo distribuidos a las tiendas especializadas.

3- En consecuencia, el futuro es la venta y distribución online. La única posibilidad de publicar Historieta serializada para un autor indie será a través de internet para después publicarse en novela gráfica y ser, con suerte, distribuido a las tiendas especializadas (las recientes recopilaciones de Achewood en Dark Horse o la publicación de Ojingogo en Drawn and Quaterly serían en este sentido precursoras)

Ante el pánico colectivo en el país de las barras y estrellas simplemente nos gustaría puntualizar que, a diferencia de la anterior crisis de Marvel-Heroes de los años 90 que condujo al monopolio actual, el cómic ya no es hoy en día tan dependiente de la tienda especializada como entonces y, por lamentable que sea, no triunfará en este momento una lucha por romper el dominio absoluto de Diamond. Eso sí: con la pérdida de los pequeños editores más arriesgados, el mercado directo a tiendas perderá no sólo en tamaño sino, sobretodo, en legitimidad. La partida de ahora en adelante se jugará en lel formato novela gráfica y en las cadenas de librerías, esas que decíamos que están al borde de la quiebra. Mejor le vamos poniendo una vela a San Random.

ACTUALIZACIÓN: En una entrevista en Newsarama, un responsable de Diamond confirma el carácter drástico de la medida: se ejecutará de inmediato (ya en el próximo Previews) y sin excepciones ni subterfugios (no habrá periodos de gracia para editoriales emergentes y se aplicará título a título, nunca a colecciones). Por otra parte nos preguntamos si el mercado de las cadenas de librerías norteamericanas tenderá a un sistema como el de las tiendas especializadas. Improbable pero, según Reuters, Borders llega a un acuerdo con HarperCollins para distribuir sus libros sin devoluciones.

ACTUALIZACIÓN 2: Ya conocemos, al menos, uno de los motivos de la crisis: la deuda personal de Steve Geppi, dueño de Diamond