Lo que tiene definición no tiene Historia

28 08 2009

https://i1.wp.com/iat.ubalt.edu/moulthrop/essays/misadventure/mcCloudOnTime.jpg

Álvaro Pons y Pepo Pérez debaten en sus respectivos blogs sobre la definición de Historieta. Ambos coinciden, como McCloud, en no considerar al cómic como un medio necesariamente narrativo. El debate se centra, en este caso en la secuencialidad y, singularmente, en la distinción entre Humor Gráfico e Historieta.

Otro Harry, Morgan, abordó este debate de manera extensa y muy precisa en su libro Principes des littératures dessinées distinguiendo al cómic del Humor Gráfico (y otros como los ciclos de imágenes) e incluyendo a ambos bajo el gran paraguas de la Literatura Gráfica. En la homepage de Harry Morgan se puede consultar un amplio resumen del libro y, en especial, de su primera parte que creemos es la mayor aportación que se ha hecho hasta ahora al debate en cuestión:

Les littératures dessinées comprennent des images séquentielles, c’est-à-dire des images dont la succession définit un récit, et des images dites synchroniques, celles où sont figurées plusieurs phases d’un récit. Nous leur avons adjoint les images uniques permettant de déduire l’avant ou l’après d’un événement, du type daily panel ou cartoon. Quand les images séquentielles se présentent sur des pages séparées, nous parlons de cycles de dessins, quand on dispose plusieurs images sur la même page, nous parlons de bandes dessinées.

La tradición continental (francesa) considera consustancial al cómic la narratividad mientras la norteamericana insite en la secuencialidad. En cualquier caso, o una u otra, porque sin narratividad ni secuencialidad, ni Historieta ni Literatura Gráfica ni nada de nada.

No obstante como decía creo que Nietzsche: lo que tiene definición no tiene Historia, por ejemplo el triángulo isósceles. En este sentido, como aportación creo que debería complementarse la masturbación semiótica (nada en contra del autoerotismo) con la aportacion de la  disciplina de la historia y de la sociología: El cómic no es sólo un código sino también una serie de instituciones (editoriales, puntos de venta o distribución…) que es la que hace posible su existencia efectiva, el papel mediador entre estos dos elementos le corresponde al dispositivo o formato, que en más de una ocasión ha determinado las posibilidades del código de la Historieta. Sería hora de ir considerando las aportaciones de Roger Chartier en el campo de la historia del libro para aplicárselas a la Historieta.